Espiritualidad para niños?

So Hum!, respiro cuando pienso en ello.

¿En que momento de la existencia se habla a los niños abiertamente de espiritualidad?, ¿sin que los padres lo sientan como un tema tabú?, ¿sin entrar en los juegos de la manipulación de las religiones?, o , ¿sin sentir el temor de hacerles caer en la fantasía?

Fui criada en la religión católica, cumplí con el deber de todos los sacramentos sin entenderlos, asistí a misa, inicialmente porque me llevaban. Recuerdo lo eternas que eran para mi las misas de Domingo en las que solía meterme en la ruana de mi abuela para sentir la delicia de su calor, a parte de querer distraer mi mirada del grotesco panorama de cuanta imagen había alrededor, esto solo sucedía en vacaciones, cuando nuestros padres nos dejaban tres meses seguidos con Hélida María pasando una temporada llena de alegrías.

Mi abuela…., si mi abuela, con ella viví la fortaleza de su Fé, la vivencié hasta mi adultez, fue ella el único ser que me habló del Espíritu Santo en mi niñez y que yo confundía con los santos colgados en la pared; con Ella viví la paz de obrar con Fe en la tribulación, así como aprendí a obrar en el deber ser la religión. Recuerdo las Semanas Santas acompañándola a cuanto rito religioso había, así como su dulce forma de llamar mi atención cuando distraída olvidaba alzar las botellas de agua, que con tanto esmero ella preparaba, y el sacerdote bendecía.

Fue ella quien desde la distancia , cuando ya estaba en edad de entender, me seguía hablando del Santo Espíritu que habitaba en mi ser, pidiéndome enfáticamente que me encomendara a Él pues Él me daría la sabiduría para discernir, elegir y hacer, y era ella misma, quien junto a mi madre encarecidamente me pedía, bautizara a mis hijas para que el Santo Espíritu bajara sobre ellas mientras el cura las bendecía.

Con el tiempo he logrado vivenciar al Santo Espíritu que mi abuela me pedía no olvidar y he tratado de buscar todos los recursos para en Él educar a mis hijas, desde su sentir de niño, en la Fe.

He escuchado decir a algunos educadores que solo hasta la edad de 7 años los niños diferencian entre la realidad y la fantasía, y que solo hasta después de esta edad, deberías exponer a tu retoño a los cuentos de reyes, príncipes y princesas, hadas y dragones, superhéroes y heroínas, desistiendo tu en el intento, pues lo que se resiste, persiste, y aquello donde pones tu atención se energiza, es por ello que desde la primer fiesta de brujas estás buscando cuanto disfraz comercializan convirtiendo a tu pequeña astilla en el reflejo del cuento que te prometiste no le contarías.

Pero…, yendo un poco mas allá de la fantasía, producto de la observación de mis hijas, hoy te digo que de sus fantásticas historias hay algo de cierto en sus pequeñas glorias, sobre todo esa magia que las empodera y que solo el Santo Espíritu proveería.

Ha sido entonces que con amor, paciencia y compasión, me he rendido en cada momento a la magia de sus cuentos siendo ellas quienes en realidad me enseñarían a encontrar en el juego la forma de sentir el Santo Espíritu del que me hablaban mis ancestros.

Es así como hoy, me uno a ellas en la grandeza de sus pequeñas glorias, empoderándome y ayudándote a hacer lo mismo inspirada en sus historias, para que a través de la magia de nuestras experiencias y nuestros cuentos revivas la fantasía de tus glorias atribuyéndole el crédito al Santo Espíritu del Sol Eterno que se encuentra en tu fuero interno, dejando por un momento de lado el misticismo de las religiones y escuchando nuestros corazones.

Tratando de hacer lo mejor que puedo, cada día me envuelvo en la Luz del Sol Eterno, quien con su Espíritu Santo mediante mi intuición me guía a dar respuesta a las preguntas sabias e inquietas que emanan del bello Ser de mis hijas a través del juego, vivenciando así los valores inherentes a todas las religiones, mientras me uno a Él en el propósito amoroso de ayudar a otros a mantener y a avivar su conexión desde su niño interior con el Espíritu Divino que los habita.

Desde mi corazón para Ti

María Fernanda Castillo

Agregar Comentario